¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Política de cookies

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.

El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– romualdfons.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra.

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

 

Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de romualdfons.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Google, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador: Chrome Explorer Firefox Safari

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con: pedro@as7.es


 

10.-Escudos Castillo de Belalcázar (2)


Período histórico: Edad Moderna.
Cronología: 1450-1483.
Estilo: Gótico tardío.
Descripción:
1. Escudo con boca mixtilínea y, sobre campo sencillo, una banda y una cadena de ocho eslabones puesta en orla. Al timbre, corona condal. Armas de los Zúñiga.
2. Escudo con boca ligeramente mixtilínea y sobre campo sencillo seis fajas ajedrezadas. Armas de Sotomayor.
Historia de la pieza:
El escudo de los Zúñiga figura descrito con sus esmaltes de la siguiente manera: de plata la banda de sable y la cadena de oro de ocho eslabones puesta en orla. Su presencia aquí queda justificada por tratarse del escudo de doña Elvira de Zúñiga, condesa de Belalcázar por su matrimonio con Alfonso I de Sotomayor. Como paralelismos se pueden señalar los dos ejemplares que se encuentran en el inmueble que albergó la Administración de la Casa de Osuna, en la calle Blas Infante, 15, los cuales, al parecer, proceden del castillo, junto con los otros dos ejemplares también repetidos de los Sotomayor y los Enríquez (V.V.A.A. Catálogo artístico y monumental de la provincia de Córdoba. Diputación Provincial. Córdoba, 1981, t. 1, p. 231). No hay más que ver el enorme parecido entre estos y los que aún decoran las finas columnillas que sirven de soporte a los grandes ventanales de traza gótica que se contemplan en el castillo.
Igualmente, se puede establecer relación con los que aparecen en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Hinojosa del Duque, concretamente en una ventana al exterior junto a la sacristía, pertenecientes a los Zúñiga y Sotomayor y que pueden ser fechados en 1531 por la inscripción. Sin embargo, los del castillo son anteriores, según se deduce del estilo de las ventanas., muy apegadas estilísticamente al gótico bajo los Reyes Católicos.
A partir de la concesión del señorío de Gahete -constituido por varias poblaciones en el reino de Toledo, como la Puebla de Alcocer, y en Córdoba por Gahete e Hinojosa, entre otras- a don Gutierre de Sotomayor, maestre de Alcántara, por Juan II, después de su intervención en la batalla de Olmedo, la población va a vivir quizás uno de sus momentos más esplendorosos, lo que repercutirá favorablemente en diversas manifestaciones artísticas, pues a partir de entonces se prodigan las fundaciones por parte de esta familia, empezando por el propio castillo, mole granítica impresionante, que se construyó en el lugar donde primitivamente estaba el poblamiento (“ciudad cerrada del castrello”), hasta el especial favorecimiento de los franciscanos, tanto en su rama femenina como masculina, dado que el descendiente de los primeros condes, Gutierre II, convertido en fray Juan de la Puebla, tras haber sido jerónimo en Guadalupe y haber tomado el hábito franciscano, desarrolló un papel primordial en la fundación de la provincia de los Ángeles y en todo el movimiento eremítico desplegado en torno a Hornachuelos.
Será don Gutierre quien inicie los pasos para el progresivo e imparable fortalecimiento del condado de Belalcázar a través de su propio matrimonio con doña Leonor de Guzmán, hija de los condes de Niebla, y, mediante propicios entronques de los titulares del condado con linajes del más elevado rango de la sociedad del momento, dicho condado alcanzará con el paso del tiempo el título de ducado. Así, el mayorazgo emprendido por don Gutierre se verá prontamente robustecido por el matrimonio de su hijo Alfonso I de Sotomayor con doña Evira de Stúñiga hacia 1450. Ella era hija de don Álvaro de Stúñiga, conde de Plasencia, miembro de una de la familias castellanas más ilustres, cuyos estados se encontraban en Extremadura.
Comienza así una relación entre los Stúñiga y los Sotomayor que recibirá su impulso definitivo a principios del s. XVI.
Doña Elvira de Stúñiga, condesa de Belalcázar, fue la fundadora del convento de Santa Clara de la Columna.
El otro escudo pertenece al linaje de los Sotomayor, ya que fue don Alfonso I de Sotomayor el que llevó a cabo en su mayor parte la obra del castillo, levantado sobre la antigua alcazaba de Gafiq, a partir de 1450, aunque él no vio concluidas las obras, pero sí su esposa doña Elvira de Stúñiga (fallecida en 1483), cuyo escudo también aparece representado en distintos lugares del castillo, así como la cadena alusiva a su linaje empleada como motivo decorativo, como sucede, por ejemplo, en la torre del homenaje. Este impresionante castillo motivó que la villa cambiara su antigua designación de Gahete por Belalcázar en 1466.
El castillo se construyó con piedra granítica y su finalidad, más que la meramente defensiva, fue la de convertirse en un claro exponente del poder de los condes de Belalcázar y controlar sus extensos dominios, dedicados en un alto porcentaje a la cría de ganado lanar, formando parte de los caminos de Mesta que descendían desde Toledo y Extremadura, atravesando el nordeste de la provincia de Córdoba, hasta llegar a los valles de la provincia de Sevilla.
La riqueza que aportó este comercio lanar al condado vino a reforzar el poder alcanzado socialmente tras una conveniente política de matrimonios concertados con las familias más importantes del reino, lo que culminó en la concesión del título de duque de Béjar a don Francisco (1500-1544).
La ostentación del linaje de los Sotomayor es un hecho palmario. Baste contemplar en la distancia los enormes escudos que se repiten por las cuatro fachadas de la torre del homenaje, que con gran diferencia sobresale por encima de la fortaleza. Ésta se concibió esencialmente como castillo-palacio; de ahí que la torre del homenaje cobre tal protagonismo y adquiera enormes dimensiones, ya que debía albergar las salas donde el señor no sólo habitaba, sino también recibía visitas. El prestigio de su linaje tenía que quedar, por tanto, bien patente.
Si en el exterior se observan elementos propios del gótico e incluso del renacimiento, especialmente en aquellas dependencias levantadas bajo Francisco I, lo cierto es que se adivinan otros mudéjares, como el uso de alfices para encuadre de algunos arcos (véase el de la torre del homenaje) o el mismo carácter repetitivo de los escudos, pero sobre todo se aprecia en las salas interiores, tanto por su decoración con imitación sobre el estuco del aparejo de sillar, como sucede en algunas bóvedas, así como por en la decoración con yeserías de las que daba testimonio R. Ramírez de Arellano (Inventario monumental y artístico de la provincia de Córdoba. Con notas de J. Valverde Madrid. Monte de Piedad y Caja de Ahorros. Córdoba, 1982, pp. 462-465).
El castillo está rodeado de una muralla que tiene vestigios de época musulmana. El núcleo es de planta trapezoidal, con torres cuadradas en las esquinas y otras de refuerzo en el centro de cada lienzo, destacando entre todas ellas la del homenaje, que se ha dicho inspirada en la del Clavero en Salamanca, de 1470; cargo que ocupó en la Orden de Alcántara don Francisco de Sotomayor (V.V.A.A. (Dir.: Bernier Luque, J.). Catálogo artístico y monumental de la provincia de Córdoba. Diputación Provincial. Córdoba, 1981, t. 1, p. 229).
Como paralelismos de este blasón podemos señalar los ejemplares, ya citados, ubicados en las ventanas del propio castillo y en el inmueble que ocupó antiguamente la Administración de la Casa de Osuna, en la calle Blas Infante, 15; escudos estos últimos que parecen proceder del castillo, al igual que varios alfarjes decorados y pintados.
De todos estos escudos, incluidos los paralelismos, merece llamar la atención sobre la representación de un orbe con una cruz y una cartela. Especialmente claro figura en la calle Blas Infante, 15, puesto que fueron tallados en piezas independientes. En el castillo aparece este orbe como elemento de conexión entre el escudo de Zúñiga y Sotomayor, sin que haya podido ser interpretado su significado, de cará


 


POLICIA


PORTAL TRANSPARENCIA BELALCAZAR


BUZON D


CATASTRO


RADIO


Agenda

Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6

boletinoficialprovincia

boletinoficialjunta

boletinoficialestado

As7 Desarrollos Web